Las 355 entidades de crédito que operan en España alcanzaron un beneficio neto de 27.868 millones de euros en 2006, lo supone un incremento del 33 por ciento respecto al ejercicio anterior, según se desprende de la Memoria de Supervisión Bancaria de 2006 del Banco de España. El instituto emisor señala que las entidades financieras se beneficiaron durante 2006 de un "entorno económico favorable" tanto en España como en los mercados internacionales.