El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio estima que el coste para las compañías eléctricas del nuevo bono social, que permitirá congelar la luz hasta 2012 a colectivos desfavorecidos, será de 450 millones de euros, menos de la mitad de lo estimado por el sector, mientras que la supresión de la minoración de los derechos de emisión de gases de efecto invernadero supondrá que las compañías se evitarán devolver hasta 2.860 millones de euros hasta 2012. Así consta en un informe remitido por el Gobierno al Congreso de los Diputados, al que tuvo acceso Europa Press, sobre el Decreto Ley de medidas extraordinarias en el sector energético convalidado la semana pasada que recoge la creación del bono social que beneficiará a 4,8 millones de clientes.