Las cuentas del Estado tuvieron el pasado mes de junio un déficit de 4.683 millones de euros, el 0,42% del PIB, debido principalmente a la desaceleración en el sector inmobiliario y al aumento de los costes empresariales por el encarecimiento del crudo.