Esta mañana Bankinter informó a la CNMV de que obtuvo un beneficio neto de 204,85 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que se traduce en un incremento del 1,52% respecto al mismo periodo de 2008. Según David Pérez, director de finanzas y riesgos de Bankinter “éstos son unos resultados muy sólidos, sobre todo teniendo en cuenta que éste es un año de tremendas dificultades para todo el mundo y, aún más, para las entidades financieras”.
Según David Pérez los buenos resultados “son producto de hacer los deberes en la solidez del crédito, la manutención de la tendencia ingresos y por tener mejores activos que nos ha permitido registrar una menor tasa de morosidad”. Además, comenta el director de finanzas y riesgos de la entidad que “estas cuentas contienen un componente de conservadurismo grande, ya que hemos podido preservar nuestras provisiones y dotaciones y mejorar los saneamientos de activos y carteras”.

La morosidad de la entidad fue del 2,22%, una de las más bajas del sector, lo que explica David Pérez porque “cuando la economía crecía a un ritmo muy importante, sobre todo gracias al sector inmobiliario y de la construcción, Bankinter quiso ser más conservador a la hora de modular sus seguimientos de inversión y, por ejemplo, no se expuso demasiado a sectores que han tenido más problemas al llegar la coyuntura difícil”.

Con respecto a los augurios de algunos expertos sobre un posible aumento de la morosidad para finales de año, desde Bankinter comentan que “hay una cierta ralentización de las entradas de morosidad e incidencias en el crédito, pero no podemos obcecarnos en esas previsiones porque sí es cierto que puede repuntar”.

Para David Pérez “la banca española ha tenido un comportamiento mejor a lo largo de esta crisis que el resto de los bancos de los países de Europa y EE.UU.”, muestra de ello es que “no ha habido que poner a funcionar ayudas públicas masivas de recapitalización de bancos”, ya que “la labor supervisora del Banco de España y la prudencia de la gestión de los bancos han hecho que capeáramos en este sector mejor que en otros la crisis”. Aún así, el experto advierte que “esto no quiere decir que las entidades financieras españolas tengan que dejar de hacer sus esfuerzos por aguantar los embates de la coyuntura económica”.

Entre las prioridades de Bankinter se encuentra la captación de clientes, en concreto el segmento de rentas altas y es que, “el banco ha estado siempre focalizado en los segmentos de clientes de medio y medio-alto, en sectores como banca privada y finanzas personales, en los cuales, tenemos una posición cada vez más relevante, como en el mundo de las SYCAP y los grandes patrimonios” aún así, David Pérez no deja de recordar que “la banca corporativa y de PYMES siguen siendo también segmentos importantes de nuestra actividad crediticia”.