El déficit por cuenta corriente de la zona euro registró en julio un saldo positivo de 6.600 millones de euros frente a un déficit de 4.300 millones de euros (cifra revisada) en junio, según informó hoy el Banco Central Europeo (BCE).
Las cifras de julio reflejan los superávit de la balanza de bienes (11.200 millones) y servicios (2.700 millones), que sólo fueron compensados en parte por déficit en la balanza de transferencias corrientes (5.700 millones) y beneficios (1.600 millones).

En el acumulado de doce meses (desde julio de 2008), la balanza por cuenta corriente registró en julio un saldo negativo de 108.700 millones de euros, lo que representa en torno al 1,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro, frente al déficit de 44.000 millones registrado un año antes.

Este abultado incremento se produjo como consecuencia de un incremento en los déficit de beneficios (44.000 millones de euros) y de un descenso en los superávit de servicios (29.200 millones) y bienes (2.700 millones).

En la cuenta financiera, se registraron salidas netas de inversión directa y de cartera de 18.000 millones de euros, ya que las salidas de cartera de 23.000 millones, superaron "de manera significativa" a las entradas netas en inversión directa (5.000 millones de euros).

Los activos de reserva del eurosistema se incrementaron en 4.000 millones hasta situarse en los 387.000 millones a finales de julio.