El Parlamento Europeo y los países de la UE han logrado un acuerdo político para liberalizar el mercado del gas y la electricidad en la UE que prevé, entre otras medidas importantes, la separación patrimonial de las redes. El compromiso informal alcanzado anoche entre la comisión de Industria del PE y la Presidencia checa de turno de la UE aún debe ser respaldado por el Pleno de la Eurocámara y por el Consejo. La adopción de estos dos amplios conjuntos de medidas traerá más libertad a los mercados, a la vez que reforzará los derechos de los consumidores, recordó hoy la Eurocámara en un comunicado. Una de las medidas más discutidas y que más difíciles han hecho las negociaciones es la de la separación de la propiedad entre redes de suministro y operadores de red, conocida como "ownership unbundling". Los países de la UE podrán finalmente, según el compromiso, elegir entre tres fórmulas de separación patrimonial tanto para el gas como para la electricidad: la división total entre producción, transporte y distribución de energía; la introducción de un operador independiente del sistema (ISO, por sus siglas en inglés); o de otro que controle la transmisión (ITO, también en inglés).