La tasa española de empleo femenino se encuentra entre las más bajas de la UE-27, con sólo un 54,9%, porcentaje más de cuatro puntos inferior al promedio europeo (59,1%) y muy alejado de los países nórdicos, que con cifras superiores al 70% presentan las tasas de empleo femenino más elevadas de la Unión, según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos de Eurostat.