La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años se mantenía en el 3,84% a la apertura del mercado secundario de deuda pública, según los datos facilitados por los operadores del mercado. También el precio de estos títulos -que se mueve a la inversa del rendimiento- permanecía el 103,87%.