La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años descendía tres centésimas, hasta el 4,43%, al comienzo de la sesión en el mercado secundario de deuda pública. De esta forma, el precio de estos bonos -que se mueve en sentido inverso a la rentabilidad- subía veinticinco centésimas y se situaba en el 108,34%. En la misma línea que el bono español, el alemán bajaba cuatro centésimas en la apertura y situaba su rentabilidad en el 4,36%, al tiempo que el estadounidense se situaba ayer en el 4,64%. En cuanto a los futuros, los contratos que se negocian sobre la deuda alemana subían diecinueve centésimas y se cambiaban al 112,26%, en tanto que los referidos a la deuda estadounidense se situaban en el 108,25 al cierre de ayer.