Las acciones de Banco Pastor no reflejan la incertidumbre sobre la rentabilidad del banco, debido a la escasa información sobre la calidad de sus activos y su desesperada fijación por generar beneficios extraordinarios, opina Kepler. Añade que el banco continúa su "travesía por el desierto" mientras se deshace de activos no estratégicos como Acción de Cobro para apuntalar sus provisiones para créditos impagados. Reitera reducir y el precio objetivo de 3,95 euros. La acción cae un 2,2% a 5,84 euros.