Los fondos de pensiones registraron una rentabilidad anual negativa, del -2,9% hasta mayo, principalmente por la caída de los fondos de renta variable euro, que alcanzaron una revalorización del -33,1% y los de renta variable no euro, con un -27%, según datos de Mercer. A pesar de que la rentabilidad de mayo fue positiva, con un 1,3%, que le permite encadenar tres meses seguidos de rentabilidades positivas, y que en lo que va de año la revalorización es del 4,5%, el comportamiento anual continúa siendo negativo.