La preocupación de los españoles por el paro descendió levemente el pasado mes de febrero, anotándose un 81,8 por ciento de menciones,  y cayendo un punto respecto a enero. En ese mismo periodo, aunque a mucha distancia respecto al desempleo, creció la inquietud que generan la clase política en general y los partidos en particular.  Además, aumentó el pesimismo sobre la situación económica, que es definida como "mala" o "muy mala" por el 78 por ciento de los entrevistados, seis puntos más que en el mes anterior, según se desprende del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de enero hecho público hoy.