La patronal europea BusinessEurope ha constatado la desaceleración del mercado español de la vivienda y su efecto negativo sobre el PIB y, aunque confía en un ajuste suave del sector, admitie que no se puede descartar una corrección brusca de los precios y mayor repercusión sobre el crecimiento. La organización que representa a los empresarios de la UE destaca que, desde 2001, los precios inmobiliarios en España se han duplicado y, aunque reconoce que hay factores demográficos y de inversión extranjera detrás de esa evolución, considera que "la sobrevaloración es significativa".