Elisa registró un beneficio neto de 42,7 millones de euros a cierre del primer ejercicio de 2011, lo que supone cinco veces más que el mismo periodo del año anterior.

La principal operadora finlandesa de telefonía obtuvo un beneficio bruto de explotación (EBITDA) de 117,6 millones de euros durante los primeros tres meses del año, un 1,6% más que el año anterior. Mientras que su resultado neto de explotacón (EBIT) aumentó un 6,5% hasta alcanzar los 65,3 millones de euros.