La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que el desempleo siga creciendo en los próximos meses en España y auguró un incremento del 2,7 millones de parados hasta 2010, cuando la tasa de paro se acercará al 20%, según informó en su informe sobre empleo.
Se trata del mayor incremento de desempleados por detrás de EEUU (8,6 millones), Alemania (1,83 millones), Reino Unido (1.38 millones), Japón (1,2 millones) e Italia (1,1 millones).

España, por tanto, seguirá siendo en 2010 el país con mayor tasa de desempleo de la OCDE (20%), por delante de Irlanda (15,1%), Alemania (11,8%), Francia (11,3%) y EEUU (10,1%).

"España ha experimentado el mayor incremento del desempleo de los países de la OCDE desde el comiendo de la recesión económica global", destacó la institución, que augura un oscuro panorama para el mercado laboral español a pesar de los crecientes síntomas de recuperación económica.

"Las pérdidas de empleo podrían ser significativamente mayores si no se llevan a cabo vigorosas medidas macroeconómicas", advierte la institución, que, no obstante, matiza que la mayor parte del esperado incremento del desempleo en España ya ha tenido lugar, mientras que en el resto de países europeos aún se esperan incrementos adicionales del paro.

OCDE recuerda que, dada la severidad de la crisis, España ha adoptado un paquete de estímulos fiscales por encima de la media de los países de la institución, y hace mención al fondo local de inversión en los municipios que ha contribuido a la creación de cerca de 400.000 empleos, la mayor parte de los cuales tienen carácter "temporal" y han sido utilizados "más para preservar trabajos existentes que para crear nuevos".

Los grupos más afectados por el incremento del desempleo en España son inmigrantes, trabajadores poco cualificados, trabajadores temporales y jóvenes, alerta la OCDE, que destaca que sólo en el sector de la construcción el desempleo alcanzó el 25% en el segundo trimestre.

La institución advierte también de que se está incrementando considerablemente el lapso de tiempo que tarda el desempleado en encontrar trabajo y de que el desempleo es un factor fundamental de pobreza en España, por lo que evitar pérdidas de empleo podría ser "crucial" para prevenirla.

Por ello, la OCDE dio la bienvenida a la decisión del Gobierno de proporcionar un subsidio de 420 euros a los parados de larga duración, aunque recomienda acompañar esta medida con "esfuerzos adicionales para promocionar la búsqueda de empleo activa" y así evitar "el riesgo de dependencia de beneficios sociales". Por ello pide condicionar estos subsidios y ayudas a la disponibilidad para trabajar y la participación en programas de formación.

LA RECESIÓN COSTARÁ 25 MILLONES DE EMPLEOS EN LA OCDE

A nivel global, el informe advierte de que la recesión económica mundial se saldará con la pérdida de 25 millones de empleos hasta finales de 2010, cuando la tasa de paro de la OCDE alcance el 10% (57 millones de desempleados), nivel que no se alcanzaba desde la Segunda Guerra Mundial.

Según sus cálculos, se han perdido entre finales de 2007 y julio de 2009 un total de 15 millones de empleos, que podrían incrementarse en diez millones más a finales de 2010 a pesar de los síntomas de mejora de la economía global.

"El principal riesgo es que parte de este gran aumento del desempleo se convierta en estructural por naturaleza si los desempleados de larga duración salen del mercado laboral, un desagradable fenómeno que se produjo en una serie de países de la OCDE en recesiones anteriores", alertó el creador del informe y responsable de empleo y asuntos sociales de la institución, John P. Martin