Las cancelaciones provocadas por la nube de polvo volcánico "no tendrán un impacto significativo" en los hoteles, y están provocando unos efectos negativos "exagerados" en la cotización de las compañías vinculadas al turismo, únicamente justificables si las restricciones al tráfico aéreo se mantuviesen durante más de un mes.