La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas que operan en España a empresas y particulares subió en enero al 3,80 por ciento, un nivel que no se registraba desde enero de 1997 y que cuadruplicó el ratio del 0,95 por ciento registrado en enero de 2008. Según los datos publicados hoy por el Banco de España, la tasa de mora de enero supera por tercera vez consecutiva el 3 por ciento, tras cuatro meses por encima del 2 por ciento. El dato de enero supone un salto de medio punto en este ratio, impulsado nuevamente por la morosidad de las cajas de ahorros, que alcanza ya el 4,50 por ciento y suma un volumen de crédito dudoso de 39.391 millones de euros, a causa de las quiebras inmobiliarias y de la escalada del desempleo en España.