La morosidad española alcanza a las familias de la Unión Europea (UE) con segunda residencia en el país y que abandonan a su suerte el inmueble o con las que simplemente resulta muy dificil contactar porque no quieren permanecer en España, según un informe de Solucionados, una red nacional de gestión creativa de cuentas a cobrar