La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas de ahorros, cooperativas y establecimientos financieros de crédito a particulares y empresas aumenta por momentos, en enero se situó en el 5,30%, el nivel más alto desde hace más de diez años, en concreto desde mayo de 1996, cuando se situó en el 5,31%, según datos del Banco de España.

Esta tasa de enero se sitúa superando en 1,42 puntos la de hace un año pero incrementa sólo en 0,23 décimas el nivel de diciembre.

El sector asegura que la tasa crecerá hasta el verano, coincidiendo con el previsible incremento del paro, pero que en el segundo trimestre alcanzará su punto y a partir de ahí comenzará a descender hasta finales de año.

Los establecimientos financieros de crédito (EFC) fueron las entidades que registraron una mayor tasa y comenzaron el año en el 10,21%. A continuación, se situaron las cajas (5,34%), los bancos (5,18%) y las cooperativas de crédito (3,97%).


Excluyendo los EFC, que presentan una morosidad bastante mayor, el ratio del sector registró en enero el 5,18%, la más alta desde abril de 1996 (5,27%) y frente al 4,95% de diciembre.

Los créditos totales alcanzaron 1,81 billones de euros en el año, mientras que los créditos dudosos se situaron en enero en 96.259 millones.
Sin los EFC, los créditos totales alcanzaron los 1,77 billones de euros y los dudosos, 91.853 millones de euros.