La morosidad de los créditos para rehabilitación de viviendas, una de las principales apuestas del Gobierno en el lavado de cara del sector, alcanzó el 3,3% en el tercer trimestre del año --hasta los 1.012 millines de euros--, casi medio punto más que la de los créditos hipotecarios, que se situó en el 2,9%, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press. Además, la morosidad de los préstamos para rehabilitación de inmuebles superó en una décima la registrada en segundo trimestre y en más de un punto la del tercer trimestre de 2008, que se situó en el 2,2%.