El crecimiento anual de la masa monetaria en la eurozona, uno de los indicadores de referencia para calcular las tensiones inflacionistas, frenó su aumento en mayo, al situarse en el 3,7%, por debajo del 4,8% previsto por los analistas consultados por Reuters.