El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, subrayó hoy que la caída de la inflación (-0,1% en junio) en los países del euro es "temporal" y dejó claro que esta situación no altera el enfoque de la política monetaria de la institución. Trichet anticipó que la inflación seguirá en tasas negativas los próximos meses, pero incidió en que las expectativas de evolución de los precios a medio plazo están "firmemente ancladas" en torno al objetivo del 2% pero por debajo de esa cifra. El presidente de la autoridad monetaria hizo estos comentarios en la rueda de prensa posterior a la reunión de la junta de gobierno del BCE celebrada en Luxemburgo que decidió mantener inalterados, en el 1%, los tipos de interés en el área de la moneda única. Este nivel históricamente bajo resulta "apropiado" a la vista de los últimos indicadores de crecimiento e inflación, recalcó el economista francés.