Los precios subieron en abril en la zona del euro el 0,4%, pero la inflación acumulada en los últimos doce meses se mantuvo en el 0,6%, tasa idéntica a la de marzo, según confirmó hoy Eurostat, la oficina estadística comunitaria. De este modo, la inflación en los países de la moneda única continuó en su mínimo histórico desde 1997, cuando comenzaron los registros.
Dado que en España la tasa de inflación interanual fue en abril del -0,2%, el diferencial de precios favorable para nuestro país pasó de siete a ocho décimas porcentuales.

En el conjunto de la UE, los precios aumentaron el mes pasado el 0,3%, hasta el 1,2% interanual, una décima menos que en marzo.

Hace un año, la inflación ascendía al 3,3% en el área del euro y el 3,6% en los Veintisiete.

El récord, no obstante, se registró en julio pasado, cuando el avance de los precios en la eurozona escaló hasta el 4,1% (más del doble del objetivo que marca el Banco Central Europeo), empujado por la fuerte subida del petróleo.

Pero el crudo comenzó a abaratarse ya en agosto, y en paralelo inició una senda de moderación, a lo que se sumó la brusca desaceleración de la actividad.

La autoridad monetaria, tras constatar que las perspectivas económicas no son favorables y las de precios parecen contenidas -descarta en todo caso la caída de la deflación- y que el sector financiero no consigue recuperar la normalidad, inició un proceso de recorte de los tipos de interés hasta dejarlos la semana pasado en el 1%, una tasa desconocida.

Datos por países

En cuanto a los datos por países, España no es el único Estado miembro con inflación negativa, ya que los precios también han caído en los últimos doce meses en Irlanda (-0,7%), Portugal (-0,6%) y Luxemburgo (-0,3%).

Por el contrario, los países donde más han subido los productos y servicios de consumo fueron Rumanía (6,5%), Letonia y Lituania (5,9% en los dos casos).

Entre las grandes economías comunitarias (no hay datos para Reino Unido), la inflación subió el 1,2% en Italia, el 0,8% en Alemania y el 0,1% en Francia.

Sólo en el mes de abril, la mayoría de los países registraron aumentos de precios, encabezados por Malta (2,3%) y España (1%).

En cuanto a la composición de la inflación en la zona del euro, en abril la energía se encareció ligeramente (0,2%), a pesar de lo cual sigue acumulando una fuerte caída interanual, del 8,8%.

Los únicas categorías donde los precios bajaron el mes pasado son la vivienda (-0,5%) y los alimentos (0,1%).

Las mayores subidas mensuales afectaron al vestido (2,8%), el transporte (1%) y los hoteles y restaurantes (0,6%).

En los últimos doce meses, además de la energía, se han abaratado el transporte (-3,6%) y las comunicaciones (-1,6%).

Los capítulos que más han elevado sus precios desde abril de 2008 han sido las bebidas alcohólicas y el tabaco (3,3%) y los hoteles y restaurantes (2,6%).

Los productos que más han contribuido a la moderación de la inflación el último año han sido los carburantes para el transporte (que han restado 0,87 puntos a la tasa general de avance) y los combustibles líquidos (-0,35 puntos).

El componente más inflacionista fueron los cafés y restaurantes y los viajes organizados, en ambos casos responsables del 0,15 puntos de la subida anual total, y la electricidad (0,11 puntos).