La inflación en la República de Irlanda cayó un 2,6 por ciento durante el pasado mes de marzo, con lo que la tasa interanual se sitúa en el -2,6 por ciento, la más baja desde 1933, informó hoy la Oficina Central de Estadísticas (CSO). Entre los factores que influyeron en la bajada de los precios, por tercer mes consecutivo, destaca el efecto que ha tenido sobre la economía los recortes de los tipos de interés anunciados por el Banco Central Europeo, lo que ha abaratado las hipotecas hasta un 29,1 por ciento desde marzo de 2007. Así, las facturas del agua, la electricidad y el gas se redujeron en un 15,1 por ciento durante los últimos doce meses, mientras que otros productos, como la ropa o el calzado lo hicieron en un 8,6 por ciento.