El Índice de Precios de Consumo de la eurozona ha repuntado un 0,6% desde el mes de marzo, según ha publicado Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea.

De este modo, la inflación de la zona euro se coloca en el 2,8%, ligeramente superior a la registrada en el mes de marzo cuando el IPC se colocaba en el 2,7%.

El repunte del 0,6% de marzo a abril sobre los precios europeos se debe fundamentalmente a los transportes, con una subida en sus precios del 5,9%, la vivienda (5%) y el alcohol y el tabaco, que suben un 3,4% en abril. Por su parte, cayó el precio en las comunicaciones, hasta un 0,9% abajo.

No obstante, la escalada de la inflación hasta el 2,8% no sorprende. Los datos están en línea con las previsiones del mercado.