Los precios de la zona euro regresaron a terreno positivo durante el mes de noviembre, cuando crecieron seis décimas en tasa anual, frente al retroceso del 0,1% de octubre, según apunta la primera estimación de inflación elaborada por la agencia comunitaria de estadísticas, Eurostat.
La inflación de la eurozona consigue repuntar un 0,6% en el mes de noviembre, consiguiendo así, volver al terreno positivo. Sin embargo, las plazas europeas no recogen el dato con alegría y siguen sumidas en las ventas.

En el caso de España, el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) también regresó a tasas positivas en noviembre, al subir un punto en su tasa anual, hasta situarse en el 0,4%, frente al -0,6% del mes de octubre, según informó el pasado viernes el Instituto Nacional de Estadística, por lo que el diferencial de precios entre España y la eurozona se vería reducido a dos décimas, frente a las cinco de octubre.

El indicador adelantado de inflación de la zona euro ha demostrado su fiabilidad a lo largo de los años, puesto que en los dos últimos años coincidió con el dato final en 18 ocasiones y en las seis en las que no lo hizo la diferencia fue únicamente de una décima.