El Índice de Precios al Consumo (IPC) bajó dos décimas en el mes de febrero en relación al mes anterior, lo que permitió que la tasa interanual se situara en el 0,8%, dos décimas inferior a la de enero, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).
De esta forma, el IPC interanual vuelve a anotarse un descenso tras haber encadenado cuatro meses al alza.

El organismo estadístico atribuyó la variación interanual de la inflación al mantenimiento de los precios de los carburantes, frente al aumento que registraron en febrero de 2009, y al descenso que han experimentado este año los precios de la alimentación y el grupo de ocio y cultura, con tasas del -2,7% y del -2,5%, respectivamente, las más bajas desde enero de 1994 en ambos casos.

Con febrero, ya son cuatro los meses consecutivos en los que el IPC se encuentra en tasas positivas después de una racha de ocho meses en negativo. En concreto, el IPCA entró por primera vez en negativo el pasado mes de marzo y alcanzó su mínimo histórico en julio, con una tasa del -1,4%.

El Gobierno estima que la inflación se mantendrá en niveles moderados durante los próximos meses debido al contexto económico. Así, entiende que, aunque el consumo no está creciendo a tasas muy positivas, los precios se están comportando de manera estable, alejando de este modo el fantasma de la deflación.

Según los datos publicados por el INE, la inflación subyacente (que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados) se situó en febrero en el 0,1%, igualando el resultado de enero, mientras que el Indicador de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el 0,9% interanual, dos décimas menos.

La caída de la inflación interanual se debió principalmente a la evolución de los precios del transporte, cuya tasa anual descendió cinco décimas respecto a enero, hasta el 5,8%. Ello fue consecuencia de la estabilidad alcanzada por el precio de los carburantes frente al repunte que experimentaron en febrero del año pasado.

También contribuyeron a la reducción interanual de la inflación los precios de la alimentación, que disminuyeron tres décimas su tasa anual, hasta el -2,7%, su tasa más baja desde enero de 1994, debido, sobre todo, al abaratamiento de los precios de la carne de pollo, las legumbres y hortalizas frescas, y el agua mineral, los refrescos y los zumos.

El ocio y la cultura, por su parte, también aportaron 'su granito de arena' en la caída de los precios, al situar su tasa anual en el -2,1%, cinco décimas por debajo de la tasa de enero y también su valor más bajo desde enero de 1994. La parcela más destacada por su influencia en esta variación fue el viaje organizado, cuyos precios descendieron este año, frente al repunte que registraron en febrero de 2009.

EL IPC MENSUAL CAE POR LAS REBAJAS DE INVIERNO.

En tasa mensual, el IPC bajó dos décimas en febrero debido, sobre todo, a la caída en un 0,8% de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, especialmente del pescado fresco, la carne de ovino, los aceites y otros productos lácteos; y al abaratamiento del vestido y el calzado en un 1,5% por las rebajas de invierno.

Frente a estos descensos, destacaron los aumentos mensuales del 1,6% en los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco y del 0,3% en otros bienes y servicios. Este último repunte fue consecuencia del encarecimiento de los seguros para la vivienda, algo habitual a comienzos de año.