El rojo se apodera de Europa y, en especial, del selectivo español que ha cerrado la sesión con la mayor caída del continente, un 1,66% hasta los 10.281 puntos por culpa de la indecisión y el escepticismo de los inversores y, es que, que la Unión Europea le echará una mano a Grecia es seguro pero cómo, está en el aire, lo que también mantiene en flotando a los accionistas en los mercados de renta variable a éste y el otro lado del Atlántico. En el mercado de divisas la moneda única también tiembla antes esta indecisión y desciende a los 1,3605 dólares. El barril de petróleo, por su parte, cae a 71,16 dólares.