La Fiscalía japonesa ha decidido presentar cargos contra tres directivos del fabricante de automóviles Toyota, que han sido acusados de evitar realizar campañas de revisión de vehículos, lo que podía haber sido la causa de un accidente. Al menos uno de estos trabajadores habría abandonado la empresa.