La economía de la zona euro probablemente creció en el tercer trimestre del año, según los datos publicados el lunes, aunque los economistas siguen mostrando cautela sobre la sostenibilidad de la recuperación debido al menor consumo y el aumento del desempleo. El sector servicios de la eurozona se expandió por primera vez desde abril del año pasado, con una subida del índice PMI hasta 50,9 en septiembre, apoyado por un incremento de los nuevos pedidos y el optimismo empresarial, según el índice mensual de Markit. Sin embargo, el subíndice reflejo que el empleo cayó en septiembre, una muestra de que las compañías están reduciendo plantilla a un ritmo más rápido que en agosto. Las ventas minoristas de la eurozona descendieron por decimoquinto mes consecutivo en agosto ya que las ventas de artículos no alimentarios siguieron siendo bajas.