La economía holandesa se contrajo en los tres primeros meses de 2009 un 2,8 por ciento y, si se compara con el mismo periodo del año anterior, la caída fue del 4,5%, la más fuerte desde la Segunda Guerra Mundial, indicó hoy la Oficina de Estadística Neerlandesa (CBS). Este deterioro se debió, en gran parte, al desplome de las exportaciones, que bajaron el 11,8 por ciento en comparación con los tres primeros meses de 2008. El consumo de los hogares descendió un 2,4 por ciento, lo que supone que, por primera vez en cuatro años, las familias holandesas redujeron sus gastos. La bajada fue especialmente acusada en la compra de coches, pero también se gastó menos en muebles y ropa, precisó la CBS.