La economía española se contrajo un 4% en tasa interanual en el tercer trimestre del año y un 0,3% en tasa intertrimestral, datos que coinciden con las cifras avanzadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado 12 de noviembre y que difieren en una décima de lo calculado por el Banco de España, que esperaba un descenso intertrimestral del 0,4% y un retroceso interanual del 4,1%.
El dato trimestral del PIB muestra una desaceleración menos pronunciada de la economía española en comparación con el segundo trimestre del año, cuando el PIB se contrajo un 1,1%.

Por su parte, la tasa interanual del PIB del tercer trimestre (-4%) mejora en dos décimas la registrada en el trimestre anterior (-4,2%), dato que, para el organismo estadístico, demuestra que la "actividad global" ha moderado su contracción, "cambiando el perfil descendente que venía mostrando desde hace prácticamente tres años".

Con la caída del PIB en un 4% en el tercer trimestre, ya son cuatro los trimestres consecutivos en los que la economía española registra tasas interanuales negativas, tras los retrocesos del 1,2%, 3,2% y 4,2% experimentados en el cuarto trimestre de 2008, y primer y segundo trimestre de 2009, respectivamente.

Asimismo, esta contracción del 4% contrasta con el avance del 0,5% que registró el PIB español en el tercer trimestre del año pasado.

Por su parte, la variación intertrimestral de la economía española se situó en el -0,3% en el tercer trimestre, atemperando en ocho décimas el descenso experimentado en el segundo trimestre (-1,1%). Con éste, ya son cinco los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.

El INE destacó que tanto la economía de la UE como la de la eurozona han mostrado en el tercer trimestre "evoluciones similares" a las del PIB español, al mejorar seis y siete décimas su evolución interanual, con un -4,3% y un -4,1%, respectivamente. Asimismo, recordó el organismo, todas las grandes economías europeas han reducido su contracción en este periodo, especialmente la holandesa y la austriaca, y en menor medida, la alemana y la británica.

Según explica Estadística, la contracción del PIB español en el tercer trimestre fue resultado de la menor contribución negativa de la demanda nacional, que pasó de -7,4 puntos a -6,5 puntos, frente a la reducción en siete décimas de la aportación positiva de la demanda externa al crecimiento, que pasó de 3,2 puntos a 2,5 puntos.

El PIB a precios corrientes retrocedió en el tercer trimestre un 4,4% en tasa interanual, aumentando en cuatro décimas su retroceso. De esta manera, el deflactor implícito de la economía se situó en el -0,4%, cifra seis décimas inferior a la del trimestre anterior. Por primera vez en la serie histórica, este dato ha sido negativo.