La economía española "se contrajo" en los ultimos meses del ejercicio en un entorno de "fuertes tensiones" en los mercados financieros y de deterioro de las perspectivas de crecimiento en la eurozona, según constata el Banco de España.


El Banco de España evidencia así el deterioro de la economía en los últimos compases de 2011 "tras el estancamiento que mostró" en el tercer trimestre, en línea con las previsiones del Gobierno, que apuntan a un descenso del PIB en el último tramo del año de entre el 0,2% y el 0,3%.

Si bien, la insititución presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez advierte de que esta previsión está fundamentada en la información coyuntural disponible, todavía incompleta.