La economía en la zona del euro se estabiliza y se recuperará de forma gradual y la inflación, negativa en septiembre, volverá a ser positiva en los próximos meses, según el Banco Central Europeo (BCE).