Sólo hay una condición para que la Unión Europea se recupere a mitad de este año o inicios del próximo, que los líderes euorpeos logren mantenerse unidos tras las decisiones necesarias. Así lo ha pronosticado Goldman Sachs, que además predice un mal año para Italia y España.

El experto de economia europea de Goldman Sachs, Huw Pill, ha afirmado que las previsiones de crecimiento "son del 0.4% negativo (frente al 0.8% negativo de 2011)  en la Eurozona por la estabilidad que dieron las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo". Así lo recoge hoy el diario "Beijing News" citando las declaraciones de un acto organizado ayer en Pekin.

Huw añadió que la recuperación de las economías asiáticas y de EEUU contribuyeron a paliar la crisis y estimó que Alemania seguirá liderando la situación con aumento del Producto Interior Bruto (PIB del 0,1 al 0,9 por ciento en 2012. "Sin embargo, países acosados por la crisis de la deuda soberana como Italia y España pasarán su peor momento este año y tendrán una reducción en su economía de más del 1 por ciento", destacó.

Según el experto, los Gobiernos de la UE no dejaran que la situación en Grecia empeore pues originaría una pérdida de capital muy grande y pondría en peligro el futuro del euro. Además Huw citó al experto en economía china de la entidad, Song Yu, para afirmar que a corto plazo, la crisis de la zona euro influiría negativamente en las exportaciones chinas, pero a largo plazo, China apoyará su desarrollo económico en su mercado interno con la influencia de la crisis europea limitada en el avance del gigante asiático.