La economía japonesa probablemente continuará recuperándose de su fuerte recesión, pero deben ponerse en marcha las políticas monetarias con sumo cuidado y en el momento adecuado porque sigue habiendo importantes riesgos bajistas, ha dicho hoy el Gobierno. El ejecutivo nipón señaló que ya ha pasado lo peor de la recesión gracias al repunte de la demanda extranjera y a la serie de medidas de estímulo económico adoptadas desde el año pasado. En consecuencia, el gobierno prevé que el Producto Interior Bruto crezca por primera vez en tres años, un 0,5% en el ejercicio fiscal en curso, tras contraerse un 3,3% en el año fiscal 2009.