La economía china creció un 10,6% en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo del año anterior, aunque a un ritmo más lento que en el cuarto trimestre de 2007, cuando la economía se aceleró un 11,2%. Los economistas esperaban una ralentización de la expansión económica en China en el primer trimestre debido a un descenso en el crecimiento de las exportaciones a raíz de un clima extremo en enero y febrero y a un descenso de la demanda externa.