La economía más importante del viejo continente mostró un avance de tres décimas en el segundo trimestre del año, dejando la  tasa interanual con un crecimiento negativo del 5,9%. Una cifra que se coloca por encima de las previsiones de los analistas que esperaban una caída de dos décimas en el segundo trimestre.