La economía alemana está al borde de la recesión debido a la conjunción de mayor inflación, materias primas caras, elevados salarios y consumo débil, según el Instituto IfW. Este organismo ha reducido su previsión de crecimiento económico para 2008 al 1,9%, frente a su previsión de junio del 2,1%. La perspectiva para 2009 es aún peor, ya que espera un crecimiento del 0,2%, por debajo de su anterior vaticinio de un crecimiento del 1,0%. Pero el instituto señaló que la economía alemana podría salir mejor parada que otras europeas, que han tenido mayores boom inmobiliarios y ahora enfrentan correcciones más profundas. El IfW prevé que la inflación alcance de media el 2,9% en 2008 y el 2,4% en 2009. Estima que el Banco Central Europeo mantendrá los tipos de interés estables en 2008, pero los irá bajando, hasta situarlos en el 3,25% a finales de 2009.