La recuperación del consumo privado ha impulsado el crecimiento de la economía germana en el segundo trimestre, según datos del Bundesbank alemán. El instituto alemán considera que las exportaciones también contribuyen positivamente al crecimiento económico en el segundo trimestre pese a su descenso, porque las importaciones han caido más y el saldo final es positivo. El Indice de Precios de Consumo (IPC) se ha mantenido estable en junio, a pesar del fuerte incremento del coste de la energía, debido a la estabilidad de los precios del sector de servicios, a la caída de los de bienes manufacturados y a que los alimentos apenas se encarecieron.