La demanda petrolera estadounidense fue en mayo de 19,729 millones de barriles diarios, un 4,4%, o 902.000 barriles, inferior a la del mismo mes del año pasado, y representa el nivel más bajo para cualquier mes desde mayo del 2003, según indican cifras revisadas del Gobierno de Estados Unidos divulgadas el lunes. Los datos de la Administración de Información de Energía representan una revisión a la baja del 3,2%, o de 660.000 barriles al día, en relación con los datos preliminares, que habían evidenciado una disminución del 1,8%, o de 242.000 barriles diarios.