El índice de precios al consumo (IPC) de Japón registró en mayo una caída del 0,2% respecto al mes anterior, lo que supone un retroceso interanual del 1,1%, la mayor caída en términos comparables desde 1971, según informó la agencia de estadísticas de Japón. Sin tener en cuenta la energía y los alimentos, los precios registraron un descenso de medio punto porcentual respecto al año anterior.