Las franquicias del sector inmobiliario han reducido su red comercial en un 70% como consecuencia de la 'crisis del ladrillo', al pasar de 4.264 establecimientos al cierre de 2007 a un total de 1.256 locales en el ejercicio 2009, lo que ha implicado la pérdida de más de 11.000 empleos. Según datos del informe anual sobre el sector franquicias de la consultora Tormo & Asociados, el número de locales que tenían operativos las agencias inmobiliarias se redujo a la mitad lo largo de 2009, después de haber registrado un recorte del 40% el año anterior.