El desplome de los ingresos fiscales como consecuencia de la crisis económica ha reducido en 4,25 puntos la presión fiscal del año 2008, hasta el 32,83% del PIB, frente al 37,08% registrado un año antes, según el Avance de la actuación presupuestaria de las Administraciones Públicas 2008 publicado por el Ministerio de Economía y Hacienda. Del documento se deduce que la caída estuvo motivada, en parte, por el descenso del 7,7% de los recursos fiscales que se produjo al tiempo que el PIB experimentaba un aumento del 4,2%.