La crisis hipotecaria en Estados Unidos ha provocado, entre otros factores, que el Euríbor, el indicador más usado para calcular las hipotecas, sumara en agosto su vigésimo tercera subida consecutiva y se situase en el 4,661 por ciento, su mayor nivel desde diciembre de 2000. Este nuevo incremento, que ha dejado el indicador a 0,587 puntos de su récord histórico, fijado en la media mensual de agosto de 2000 en el 5,248 por ciento, supondrá un nuevo encarecimiento de las hipotecas, que subirán una media de 84 euros al mes y más de 1.000 euros al año para aquellos que adquirieron su vivienda hace un año. Según datos del mercado, desde 1999, cuando comenzó a cotizar el Euríbor, el indicador sólo ha estado en ocho ocasiones por encima de la media alcanzada en agosto de este año.