El ritmo de caída de la economía alemana se ha ralentizado claramente en el segundo trimestre y las recientes encuestas de compañías y los hogares sugieren que la economía podría tocar fondo en los próximos meses, afirmó el lunes el Ministerio de Economía alemán. Sin embargo, para que la recuperación sea sostenible tendrá que haber una recuperación de las exportaciones alemanas y nuevos incentivos al comercio exterior, algo que no se espera suceda antes de 2010. La economía alemana se ha contraído durante los cuatro trimestres anteriores y el producto interior bruto del primer trimestre cayó un 3,8% respecto a los tres meses anteriores. El gobierno prevé que la economía se contraerá un 6,0% este año, el peor comportamiento en 60 años.