Según la encuestadora, "la confianza económica es ahora mucho menor que hace un mes y se deterioró aún más rápido en julio y en la primera semana de agosto que en junio".

Este derrumbe de la confianza contrasta con la tendencia relativamente estable de todo el año pasado y "sitúa las percepciones que los consumidores tienen sobre la economía en el nivel de marzo de 2009, durante la recesión", añadió.

La encuesta utiliza dos parámetros: las opiniones acerca de si la economía "va bien" o "está empeorando", y si los ciudadanos creen que las condiciones económicas son "excelentes", "buenas", "pasables" o "malas". El 77% de los encuestados opinó la semana pasada que la situación económica de Estados Unidos está empeorando, comparado con el 71 % de hace quince días y el 64 % un mes atrás.

El 55% de los entrevistados calificó como "malas" las condiciones económicas actuales, comparado con el 49 % de dos semanas atrás y el 45 % un mes atrás. "Ha habido mucha preocupación las últimas semanas por el debate sobre el límite de la deuda federal y el impacto que un cese de pagos pudiera tener sobre Wall Street y la economía estadounidense en general", comentó Gallup.

En los días recientes "lo mismo ha ocurrido desde (que la firma calificadora Standard & Poor) degradó el crédito soberano de Estados Unidos", agregó. El deterioro de la confianza de la población en general acerca de la economía de Estados Unidos debería preocupar más que el impacto sobre la confianza de los inversores en Wall Street, sostuvo el informe de Gallup.