Las acciones de Inbesós permanecen suspendidas de negociación por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre el valor, según un comunicado de la CNMV. En el momento de la suspensión, Inbesos estaba a 18,20 euros. El mercado especula con que detrás de esta suspensión pueda estar el nombre del grupo aragonés Hormigones y Construcciones de Aragón (Horcona). Y es que el pasado mes de octubre, Horcona alcanzó un principio de acuerdo con los dos principales accionistas de la promotora inmobiliaria catalana Inbesós para comprar su participación, que en conjunto suma el 55,77% del capital. En caso de que esta operación fructificase, Horcona presentaría una opa sobre el resto del accionariado de Inbesós, al pasar a controlar más del 30% de la compañía.
Entonces se señaló que la operación estaba sujeta al proceso de auditoría y estudio legal previo a las compras de compañías mercantiles (due diligence) y que el precio "podría ser inferior al valor actual de cotización en el mercado". Recerca, sociedad controlada por el vicepresidente de Inbesós, Javier Vila, es el accionista de referencia de Inbesós, ya que posee el 36,24% del capital de la compañía, mientras que María Rosa Colomer Carón es la segunda accionista en importancia, con un paquete del 19,53%. Ambos accionistas alcanzaron en octubre un principio de acuerdo para vender sus respectivos paquetes a Horcona, empresa creada hace 35 años en la villa zaragozana de Tauste por la familia aragonesa Bartibas. Horcona distribuye su actividad en dos grandes líneas: el tratamiento y fabricación de hormigones y áridos, y el sector de la construcción. En este último campo, el mercado de la compañía está estructurado en base a cuatro zonas geográficas: Zaragoza, Madrid, Pirineos y Castilla y León, a las que en 2006 se incorporó Cataluña.