La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) ha realizado una provisión de 33,9 millones de euros para hacer frente a su exposición a la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, después de que ésta solicitara un concurso de acreedores ante la imposibilidad de afrontar los pagos de deuda. En un comunicado la CAM informa que ha reclasificado a la categoría de activos dudosos riesgos por importe de 135,6 millones de euros. La caja levantina explica que de haberse producido esta circunstancia antes del 31 de marzo su índice de morosidad habría aumentado en 0,23 puntos porcetuales hasta el 1,19%, mientras que su índice de morosidad en el sector inmobiliario habría crecido en 1,05 puntos porcentuales hasta el 1,76%.