A pesar de que la banca se adjudica viviendas a mitad de precio a la hora de ponerlas en venta, las entidades financieras piden hasta un 40% más que los particulares en el mercado de venta libre
ADICAE ha realizado una comparativa de precios entre viviendas vendidas por particulares y las ofrecidas por los portales inmobiliarios de bancos y cajas. La conclusión, tras analizar un total de 11 ciudades, es que la Banca sigue vendiendo más caros los pisos embargados o de su propiedad, con condiciones financieras propias de la burbuja inmobiliaria. Todo esto a pesar de que la mayoría de sus viviendas las adquiere, a través de los embargos, a un 50 ó 60% de su valor de tasación.

En la mayoría de los casos la diferencia de precios supera los 10.000 euros, en pisos de similares características, ubicados en la misma calle o, incluso, en el mismo edificio. No obstante, en algunos casos las viviendas de bancos y cajas llegan a costar hasta un 40% más, o incluso piden a los posibles compradores más dinero por una vivienda más pequeña.

Las condiciones que impone la Banca no compensan

Además, las entidades bancarias tratan de favorecer la venta de sus inmuebles con condiciones financieras aparentemente más accesibles, ofreciendo a los compradores el 100% del valor de tasación y préstamos hipotecarios a más largo plazo, si van a adquirir una de sus viviendas. Esto se debe a que es el único modo posible de afrontar sus desorbitados precios.

Aún con todo, los tipos algo más ventajosos o las “facilidades” de pago no compensan el precio extra de sus viviendas. Al comprador sigue saliéndole más rentable realizar la operación de compraventa con un particular, aunque el banco o la caja financie un porcentaje menor sobre el valor de tasación y ofrezca un préstamo hipotecario más corto.

Tampoco compensan las bonificaciones que ofrecen las entidades bancarias, ya que en muchos casos obligan a los consumidores a pagar más de lo esperado -por sus comisiones y otros gastos añadidos-, además de suponer un desembolso extraordinario si incluyen servicios que el comprador realmente no necesita y que, de otra manera, no contrataría: fondos de inversión, planes de pensiones, tarjetas, seguros…

Otras ‘ofertas’ vergonzosas

ADICAE ha comprobado, no sin cierto estupor, que algunas entidades bancarias, como por ejemplo Banco Pastor en su portal inmobiliario INMOseleccion, tratan de vender a los compradores la ausencia de cláusulas suelo como un plus en las hipotecas de sus pisos en propiedad, cuando se trata de una cláusula claramente abusiva que no debería incluirse en ninguna hipoteca. De hecho, ADICAE ya ha denunciado, por el momento, a 101 entidades bancarias que han incluido estas abusivas cláusulas suelo en sus hipotecas, demanda a la que se han sumado ya alrededor de 15.000 consumidores, lo que la ha convertido en la mayor demanda colectiva de la Historia de España contra los abusos bancarios.

Indignante es también que La Caixa recomiende a sus clientes usar el índice IRPH Cajas, mucho más caro que el Euribor, para calcular el interés a pagar en su préstamo hipotecario.

En definitiva, el estudio realizado por ADICAE pone de manifiesto que la Banca continúan anclada en una burbuja inmobiliaria que, lejos de desaparecer, sigue activa para la gran mayoría de las entidades financieras, que perpetúan sus atentados contra la libre competencia –un argumento falaz cuando se habla de la Banca española-, ante el silencio cómplice del Banco de España y de la clase política, que sigue negándose a regular el sistema hipotecario español.